23-10-2020

Tecnologías y voluntariado: creando un nuevo mapa

Durante la pandemia hemos descubierto numerosas aplicaciones y demás herramientas tecnológicas que nos han ayudado a mantener la actividad en entidades, empresas e incluso en nuestra vida personal.  

 

También en el voluntariado, y de eso han tratado las actividades de esta mañana. 

 

Primero con ‘Conversaciones transformadoras ¿Cómo puede la tecnología ayudarnos a incrementar nuestro impacto social?’, con Jaume Albaiges, de SinergiaCRM y María Álvarez, de ISDI, en un taller moderado por Moisés Benítez, director de Voluntariado y Desarrollo Red Territorial de Cruz Roja. 

 

Hablar de tecnologización se refiere a analizar y ver en qué medida las herramientas tecnológicas nos pueden ayudar a cumplir nuestra misión.  

 

Durante la pandemia hemos pasado a tener que usar las herramientas de forma necesaria y acercarnos a las personas de otras maneras, incluso conocer realidades de las personas de otra forma.  

 

Durante la sesión hemos conocido cómo una de las barreras que hay para avanzar son los miedos de las personas, tanto miedos personales a enfrentarse a nuevos aprendizajes, como cuestiones relativas a temas de protección de datos. En este sentido también hay que ordenar y racionalizar el uso de las tecnologías en el marco de la protección de datos, de forma que también las organizaciones pierdan el miedo.  

 

Hay que tener en cuenta un Decálogo de líneas rojas y a partir de ahí probar y disfrutar. 

 

Lo primero que hay que hacer es definir una estrategia de acción en la que podamos detectar nuestras necesidades y desde ahí priorizar nuestras acciones y, sobre todo, trabajar juntamente con otras entidades para crear soluciones y aprendizajes más valiosos y colaborativos. 

 

Hay muchas herramientas y durante las intervenciones se nombraron algunas como: www.formacionactivate.withgoogle.com, www.thinkwasabi.com así como las redes Twitter, LinkedIn…. 

 

La capacitación de los usuarios es fundamental, y en este sentido se habló de la brecha digital y sus fases. Hay personas que no tienen o no saben usar ni móvil ni ordenador. Y aquí tienen que trabajar las entidades por romper esa brecha. 

 

Jaume Albaiges nos animó a perder el miedo, hay mucho talento alrededor para estar acompañados en el proceso de crecimiento tecnológico, y a observar experiencias que se producen alrededor en las que el uso de tecnologías ha tenido efecto positivo en la misión. Al final la tecnología tampoco es neutra, tiene muchos orígenes y quienes impulsan las plataformas y las organizaciones sociales tienen que priorizar las que van más con su misión y los valores. 

 

Por su parte, María Álvarez resaltó que ahora más que nunca necesitamos a las personas que están en el voluntariado, las ganas y las aportaciones de valor es lo más importante. La curiosidad por aprender es de lo que depende que esto cambie. Todo el valor generado. Es un cambio histórico, hay cosas que están llegando, hay que sumar fuerza, poco a poco ir aprendiendo y seguir manteniendo la ilusión y abrirnos a nuevas herramientas. 

 

Después tuvo lugar el taller ‘Recursos y buenas prácticas en el uso de TICs para la gestión y desarrollo de proyectos de voluntariado’, por Gabriel González, de Fundación Esplai, con el objetivo de acercar herramientas y buenas prácticas de voluntariado donde las TIC son el elemento fundamental, con el objetivo de aprender cómo incorporarlas en el día a día de nuestras organizaciones y proyectos de voluntariado.  

 

Así, hemos conocido plataformas digitales vinculadas al voluntariado, como la de Oxfam, Hacesfalta, Voluntariado.net o Voluncloud, la herramienta de la PVE para conectar demandas de voluntariado con personas voluntarias 

 

También se han nombrado aplicaciones de voluntariado de proximidad y colaboración vecinal, como Nextdoor, ¿Tienes sal?, Blablahelp o Te ayudo, así como Apps de gestión del voluntariado, como Moviliza -T (Castilla la Mancha), Cruz Roja, Voluncloud, Reconoce.org, entre otros. 

 

Y se habló de experiencias y buenas prácticas, con ejemplos de la Fundación Esplai en Competencia digital básica como Red Conecta, Conecta Joven o Red Conecta Migración o usos creativos de la tecnología, como Clubes de Código, Yamekers y Breakers (proyecto para jóvenes en riesgo de exclusión social, para que hagan uso de herramientas tecnológicas) o Tecnolab (La Rueca asociación). 

 

Y como ejemplos de transformación digital: proyectos de cómo implementar las TIC en las entidades del Tercer Sector se nombraron Entamar (Cruz Roja) y VOST. 

 

Gabriel terminó su taller lanzando una pregunta al público para hacernos reflexionar: 

 

¿Crees que los robots y la Inteligencia Artificial harán voluntariado algún día?

 

Puedes acceder a la grabación de la sesión AQUÍ.

© Plataforma de Voluntariado España 2020 | Política de privacidad